La puerta corredera se desplaza horizontalmente de forma paralela a la pared, sobre una guía y un puente de rodillos, y es un sistema práctico, sencillo y duradero, a la par que fácil de automatizar. Ideal para chalets y urbanizaciones, siempre que el espacio disponible permita su colocación.