Las puertas seccionales abren hacia arriba deslizándose por sus carriles hasta alcanzar el techo y abierta totalmente queda en posición horizontal y paralela al techo; con éste sistema ahorramos un espacio considerable y el  paso queda totalmente libre. Además, la estructura es muy resistente, ya que está formada por dos paneles tipo  sándwich ensamblados unos encima de otros, quedando asentados y encajados fuertemente, lo que los hace muy seguros contra los robos.